Noticias

La conciencia ambiental del Valle de Aranguren

Reportaje extraido de www.noticiasdenavarra.es

La bióloga Guiomar Santamaría forma e informa a los vecinos para promover actitudes que posibiliten la protección de la naturaleza

«La educación ambiental es un trabajo que avanza muy poco a poco. Decimos que cada persona que consigas que composte es un logro; cada persona que consigas que, en vez de ir al cole en coche, lleve a los niños andando o en bicicleta es otro logro; es un trabajo muy lento». Una labor de despertar conciencias que conoce de primera mano la bióloga Guiomar Santamaría Solana. Y es que la técnica de Naturgunea del Ayuntamiento del Valle de Aranguren se dedica a formar e informar a los más de 8.000 habitantes de este municipio de la Cuenca de Pamplona para lograr «ese cambio de actitud en ellos referente a varias cuestiones para que, al final, consigamos proteger el medio ambiente».

Para ello, según explica, el trabajo que realizan en este área municipal se divide en cuatro grandes bloques: la movilidad sostenible, «fomentar el uso de la bicicleta, de los medios de transporte públicos o andar para los desplazamientos de los vecinos dentro del Valle, ya sean de trabajo, lúdicos o para ir al cole«; la gestión correcta de los residuos, concienciando «sobre la necesidad de una correcta separación, de su reducción comprando productos con menos embalajes o de la importancia de compostar para realmente ir hacia el residuo cero»; la conservación del entorno; y, finalmente, la promoción de la producción y el consumo de alimentos ecológicos.

UN PULMÓN DE LA CIUDAD El Valle de Aranguren atesora una gran riqueza ambiental. Entre sus joyas, Santamaría destaca que «tenemos unos bosques muy ricos -hayedos y robledales- muy cerca de la ciudad; casi somos un poco pulmón por la cercanía. Conservamos bosques de antaño, autóctonos, en la sierra». Tanto es así que resulta habitual que los pamploneses se desplacen a este enclave para pasear por su naturaleza o que utilicen el carril bici que rodea todo el Valle.

Asimismo, cuenta con una gran variedad de mariposas. De hecho, de las 166 especies de lepidópteros diurnos que hay en Navarra se detectaron 98 en esta localidad, lo que supone el 59,04%. «Tenemos más riqueza que algunos parques naturales que hay en España», apunta la técnica, que hace hincapié en que se ha registrado una especie nocturna protegida exclusiva de la Península Ibérica y considerada la más bella de Europa: la Actias isabelae.

Por último, Santamaría comenta que disfrutan de uno de los tres humedales más importantes de Navarra: la balsa de Ezkoriz, en Zolina, el cual «permite el descanso de las aves de paso que viajan entre África y Europa».

PIONERA Guiomar, que debe su nombre de origen germano al gusto de su madre por el poeta Antonio Machado, recuerda que Aranguren fue pionero en el compostaje: «Conseguimos que en la mayor parte de los pueblos haya un compostador colectivo y que en Mutilva también estemos compostando», si bien en este trabajo no es fácil observar grandes avances, porque cambiar la actitud y, por tanto, la costumbre «es algo que lleva tiempo».

Sin embargo, los vecinos de este municipio son receptivos a los mensajes que lanza Naturgunea y, por ejemplo, cada vez son más las personas que acuden a las charlas-talleres o que compostan. Al respecto, la técnica expone que la mitad del material de una bolsa de basura es orgánico: «Si va al contenedor verde, acaba en Góngora pudriéndose con el resto de residuos. Si tú compostas la materia orgánica, sólo va la mitad de esa bolsa al vertedero y el resto, a un compostador y genera compost, un abono orgánico que enriquece la tierra». Y en la misma proporción que se reduce la basura del contenedor verde también disminuyen los camiones que van a Góngora y sus correspondientes emisiones de CO2, porque, como reconoce la técnica, «en cualquier sitio un vertedero es un problema ambiental y hay que tratarlo».

Por otro lado, afirma que ha crecido el número de ciclistas locales, tanto para desplazarse al Polideportivo, donde llegan a faltar aparcamientos, como para ir al colegio, donde también se llenan los parkings. La red de carriles bici, por su parte, une prácticamente todas las zonas de Mutilva y conecta con varios pueblos del Valle.

Tras incidir en la promoción del consumo de alimentos ecológicos, porque «su producción es respetuosa con el medio ambiente y repercute en la salud de las personas», esta bióloga recalca que «hemos logrado que los dos centros escolares hayan introducido en el menú alimentos ecológicos».

En Aranguren, la labor de concienciación sobre los problemas ambientales y de intento de solucionarlos recae en Guiomar Santamaría, pero no son muchas las administraciones municipales que tienen un técnico de medio ambiente en su plantilla -dice que solo hay tres-. Una tarea incesante, como la de la hormiga, pero que poco a poco da frutos. Aunque, como concluye Santamaría, «teníamos que haber empezado antes de ayer y vamos a empezar el año que viene».

Etiquetas
VER MÁS
Publicidad

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Cerrar
Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
X