Áreas del AyuntamientoInfo. MunicipalMedio AmbienteNoticiasNoticias ActualesServicios Permanentes

No alimentar a la fauna salvaje

¿Quién no ha dado pan a los patos del estanque, a las palomas de la plaza y a las ardillas del parque? Quizá además este dulce recuerdo haga que se repita esta experiencia con hijos y nietos.
Sin embargo, muy pocas personas son conscientes de que esta práctica tiene muchos inconvenientes:

  1. Atrae e incrementa las poblaciones de animales no deseados o molestos: ratones, cucarachas, palomas…
  2. Interfiere en el comportamiento de algunas aves, que al tener alimento disponible, no migran.
  3. Causa problemas de salud a los animales (exceso de peso, ala de ángel…), ya que por lo general se les da alimentos que no son apropiados para ellos: pan, gusanitos, galletas… (= sal, azúcar, exceso de hidratos de carbono….)
  4. Las sobras contaminan las aguas de los estanques y balsas.

Por eso está prohibida en prácticamente todos los municipios, incluido el Valle de Aranguren.

  • Los animales salvajes son capaces de encontrar alimentos por sí mismos, no necesitan que los humanos les alimentemos salvo en casos excepcionales (como los comederos invernales para aves en los jardines o ventanas).
  • Sustituir los alimentos por unos prismáticos, una guía de campo, un ratito de observación en silencio… proporciona resultados similares y no causará ningún daño ni a los animales, ni al entorno.
Etiquetas
VER MÁS
Publicidad

Artículos relacionados:

¡Comenta!

Cerrar

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios
X