Entrevista de Diario de Noticias a Juan Manuel Sarasibar

EXTRAIDO DE DIARIO DE NOTICIAS

«Los ayuntamientos no tienen otra salida que movilizarse frente al Gobierno»

Su mirada franca es la de un hombre comprometido, de esos que hace de una ideología su forma de vida. Habla con pasión y siempre desde un enfoque social en el que se prima la defensa de lo público frente a lo privado. Ese ha sido su credo durante sus 33 años como secretario en Aranguren

Nació en Uterga hace 63 otoños, pero durante los últimos 33 ligó su vida al Valle de Aranguren hasta el punto de liderar a finales de los 80 la lucha contra el vertedero de Góngora, pero no desde el anonimato, sino jugándose el puesto de secretario municipal que ocupaba, primero en los concejos de las Mutilvas, y luego en el Ayuntamiento del Valle. De absoluta confianza para los alcaldes con quienes ha trabajado, bajo la gestión y gerencia de Juan Manuel Sarasibar el Valle se ha convertido en la envidia de la Comarca por su saneada economía y sus completas dotaciones. Ahora se jubila, compatibilizará su pasión por el campo y su interés en la política, pero se marcha advirtiendo a quien quiera oírle que vienen tiempos duros para los entes locales.

A su entender, ¿cuál es la función que debe asumir un secretario?

La ley establece es que el secretario tiene la función de dar fe y asesorar al pleno y a los órganos de los ayuntamientos, lo que pasa es que si te implicas realmente dentro de un Ayuntamiento puedes asumir otras funciones. ¿Cuales?, por ejemplo la gestión del tema urbanístico. En vez de hacer que el urbanismo vaya todo a través de los propietarios o los promotores privados, hacer que vaya a través del Ayuntamiento. Que sea la administración la que actúe de promotora, la que cobre las cuotas y la que ejerza un control real del suelo, de la organización y de la gestión de la vivienda protegida, zonas verdes o modelos de crecimiento. Eso supone una gran implicación y la verdad es que pocos ayuntamientos en Navarra lo están haciendo.

¿Eso ha pasado en Aranguren?

Este Ayuntamiento, lo bueno que ha tenido ha sido que ha dotado a su personal de un alto grado de autonomía lo que nos ha permitido llevar todo el trabajo de coordinación para el que también nos habilitaba la ley. Además, desde el principio me atribuyeron las funciones de gerencia, lo que me ha permitido estar encima de la aplicación de los acuerdos que se tomaban, es decir, ser el hilo conductor entre los políticos y los técnicos de forma que la comunión entre ambos estamentos ha sido prioritaria.

Es la diferencia entre dar fe o ser el jefe del Ayuntamiento…

Más que jefe del Ayuntamiento, lo que he sido es un asesor, gestor y a la vez gerente. El gran logro de los políticos del Valle de Aranguren ha sido que la gestión del día a día la han dejado en manos de los trabajadores lo que se ha traducido en un alto nivel de autonomía que se traduce en gestión directa con la ciudadanía, es decir, en cercanía.

¿Quizá la diferencia de este valle es que nunca han gobernado los grandes partidos?

Pues yo creo que sí. Aquí lo principal ha sido mantener la cercanía al ciudadano y nunca ninguno de los alcaldes o concejales que ha estado en este Ayuntamiento ha sido un profesional de la política.

¿Y cómo ha sido eso posible?

El inicio sin duda fue entre los años 87 y 90 la lucha que se llevó contra el vertedero de Góngora. Esa pelea fue fundamental porque antes de ella la gente del Valle de Aranguren ni siquiera se conocía entre sí. De alguna manera ver que desde fuera querían imponer a un valle tranquilo como este nada más y nada menos que un vertedero permitió que los sectores más activos del valle se coordinaran, hablaran y se unieran para dejar el ayuntamiento en manos de la gente más comprometida. Aquel momento, tanto para mí como para los vecinos, fue crucial en el sentido de que todos los sectores vieron que tenían que ser partícipes de alguna manera en la vida municipal y además con representatividad de todos los pueblos. Eso a la larga es lo que hizo que todos entendieran que había que unirse para defender los intereses del conjunto del valle. Los concejos pequeños cedieron las competencias, los concejos grandes desaparecieron y finalmente se constituyó un único Ayuntamiento que se encargara de prestar todos los servicios. Eso lleva además a un ahorro importantísimo: ya no había que hacer grandes urbanizaciones en todos los pueblos, ya no había que hacer polígonos en todos los sitios o instalaciones deportivas, sino que los vecinos asumían que los pueblos pequeños necesitaban infraestructuras en condiciones, pero centralizando los servicios, los polígonos industriales y las grandes operaciones urbanísticas en Mutilva. Era la forma de lograr que la juventud del valle se quedara a vivir en el valle.

Pero la lucha contra el vertedero se perdió, aunque escuchándole no parece tan claro…

Para mí y mirándolo con la perspectiva del tiempo, fue una gran victoria política. Es verdad que el vertedero se hizo y es verdad que las personas más comprometidas de este valle tuvieron sentencias en Navarra de más de un año de cárcel. Sin embargo hay que recordar que instancias superiores invalidaron esas condenas amparándose en dos argumentos muy progresistas para la época: en primer lugar valoraron que ninguno de los que batallamos buscaba el lucro personal y, en segundo lugar, reconocieron que la defensa del medio ambiente era la causa de aquellas movilizaciones. Frente a esto, es curioso que quien entonces mandaba en Navarra, el señor Gabriel Urralburu, acabó como corrupto en la cárcel al igual que varios de los que estaban entonces en la Delegación del Gobierno.

¿Usted fue uno de los condenados?

Sí, yo era portavoz la mayoría de las veces y me pidieron dos años de cárcel, con lo que podía haber perdido el puesto de trabajo, pero al final ya ves, la Audiencia Nacional nos absolvió.

De una derrota una victoria. Hoy Aranguren es uno de los ayuntamientos más envidiados

Somos la prueba de que se pueden perder batallas, pero eso no quiere decir que se pierda la guerra. Si esa derrota, como ocurrió aquí, se transforma en unidad y se proyecta a futuro entendiendo que todos tenemos que ceder algo para construir un gran Ayuntamiento y un gran valle.

¿Qué destacaría de los logros de este Ayuntamiento?

Ante todo que ha conseguido que la juventud se quede a vivir aquí. Además gestionamos y ofertamos todos los servicios sociales, nos hemos dotado de todas las infraestructuras necesarias en materia de deporte y juventud y, por tener, tenemos hasta fibra óptica para todos los hogares del valle.

Y todo eso con déficit cero… ¿Cuál es el secreto?

No hay ningún secreto, simplemente siempre ha imperado aquí la filosofía de que nunca se pondría en marcha una obra si no había dinero para poder realizarla. Pero eso no ha sido cosa mía o de los técnicos, sobre todo ha sido una máxima que han compartido los más de 30 concejales que han pasado por aquí y, especialmente, los dos alcaldes, primero Villamayor y después Romero. La mecánica era relativamente sencilla: con el dinero que se iba sacando del urbanismo una parte se mantenía en tesorería y la otra se invertía en las dos prioridades del valle: los servicios y la vivienda para los jóvenes. No ha sido casualidad que no tuviéramos que pedir préstamos a los bancos ya que por una parte nunca nos metimos en obras monstruosas de difícil salida como otros y, por otra parte, aquí nadie nunca se ha llevado un duro.

¿Y podrá mantenerse esa situación saneada a futuro?

El Ayuntamiento de Aranguren va a sufrir como todos porque hay una paralización total del urbanismo y porque la filosofía de la nueva reforma de la administración local es quitar muchas competencias a los ayuntamientos en detrimento del bienestar de la ciudadanía. Y es que es absolutamente desastroso alejar la gestión, por ejemplo, de los servicios sociales de los ayuntamientos porque eso se traducirá en perder calidad y cercanía. El Gobierno de Navarra va a decir que no tiene dinero para mantener las actuales infraestructuras y los entes locales no van a tener recursos para poder mantenerlas.

¿Y qué hacer ante este panorama?

Los ayuntamientos no tienen otra salida que movilizarse. ¿Ante quién?, ante el Gobierno de Navarra que es el recaudador de los impuestos. Lo que no puede ser es que el déficit que han generado los políticos que han estado en el Gobierno lo paguen los ayuntamientos que son la administración más cercana a la ciudadanía. En el conjunto del Estado se dice que la deuda que generan los entes locales es el 5% y yo estoy seguro de que en Navarra es menos, y sin embargo ahora el Gobierno, desde el año pasado, lo que está haciendo es cortar el grifo a los ayuntamientos para pagar su propio déficit. Hoy a los entes locales no está llegando ni el 8% de lo que se recauda en Navarra mientras éstos tendrían que recibir al menos un 14% en función de los servicios que prestan. Ahora no llega casi ni la mitad de lo que debería, pues a partir del año que viene será mucho menos. ¡Qué me digan a mí cómo esperan que sigamos existiendo! Por tanto, los ayuntamientos, independientemente de quien los gobierne, deben mirar por el bien de sus vecinos y movilizarse.

Es decir, usted aboga por superar la partitocracia…

Yo tampoco estoy en contra de los partidos políticos. Yo creo que hay partidos que pueden gestionar perfectamente. Mi postura es estar en contra de determinadas maneras de hacer política que precisamente se caracterizan por políticos alejados de la ciudadanía, gestión de macroproyectos y corrupción. Hay que ver que en Navarra donde menos corrupción ha habido es en los ayuntamientos y eso es porque estas son las instituciones más cercanas.

Entró guerrero y se marcha igual de guerrero.

Espero que mi radicalidad no cambie nunca, porque si lo hace habré desaparecido como persona. Lo que no puede pasar es que nadie tenga responsabilidad de las grandes burradas que se han hecho. Los políticos que promovieron esas actuaciones faraónicas se están marchando sin asumir ningún tipo de responsabilidad patrimonial y lastrando a aquellas administraciones que sí lo han hecho bien. Eso no se puede consentir.

VER MÁS
Publicidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba

Bloqueador de anuncios detectado

Por favor, considere ayudarnos desactivando su bloqueador de anuncios